Raúl Calegari: "De la nueva gestión, nunca esperé nada"

Fuerte descargo del ex Director de Prensa

El periodista Raúl Calegari fue Director de Prensa del Municipio hasta hace unas horas atrás, cuando le comunicaron que ya no seguiría en el cargo y que quedaba fuera de la gestión que hoy encabeza Cristian Ford, con quien venía trayendo insalvables diferencias. Cuentan que se recostó al lado de Román Bouvier, cuando el carabelense preparaba su gabinete para completar el mandato que dejaba vacante Claudio Rossi.

Estas actitudes le desagradaron a Ford y su entorno, lo que hizo que despidieran a quien durante 6 años manejó la comunicación oficial de la comuna.

En las redes sociales hizo un fuerte descargo mostrando esas diferencias con la actual conducción, el cual transcribimos a continuación.

 

Los valores y la honestidad no se negocian
La vida se compone de ciclos. Ciclos que tienen su desarrollo y en algún momento llegan a su fin para dar paso a nuevos. Justamente hoy termino uno que comenzó en diciembre de 2015 cuando, con mucha ilusión, me sumaba a un proyecto político con la intención de contribuir a la sociedad desde mi lugar. Siempre con un objetivo claro: servir a los demás.
Con el paso del tiempo, y mucho más acentuado en los últimos meses, el Municipio, lugar en el que trabajé por poco más de seis años, tomó otro rumbo. Un rumbo rodeado de egos, donde los intereses personales están por encima del interés colectivo.
En seis años he conocido toda clase de personas dentro del municipio. Y a pesar de no compartir la forma de hacer política de esta nueva gestión (no tan nueva), siento que me voy tranquilo, porque sé que hay muchas personas que trabajan día a día por un Rojas mejor, sin segundas intenciones.
En lo personal, siento que lo di todo y más. Porque en la administración pública es necesario estar al 100 por 100 para poder cumplir el rol que toque de la mejor forma. No hay posibilidad alguna de sobreponer un problema personal por encima de la gestión. Eso no es heroico. Heroico es tener la capacidad de reconocer y admitir que si uno no está bien, lo mejor es dejarle el lugar a otro para que cumpla la función de la mejor manera. Porque administrar los destinos de los rojenses requiere de un esfuerzo físico y mental enorme, con un desgaste aún mayor.
Me llevo en mi corazón un montón de momentos vividos, buenos y malos, de los que he aprendido y he enriquecido mis conocimientos profesionales. Pero lo más importante que me queda es un puñado de amistades de hierro. En definitiva, los afectos son lo más importante en la vida. Eso me llevo.
Agradezco a mis colegas, por su constante respeto y a todos los empleados municipales, por su valor.
Y por último y más importante, agradezco a mi familia, a la que le he robado tiempo irrecuperable. Ellos fueron, son y serán mi sostén en cada proyecto laboral y de vida. Y también quiero pedirles perdón, porque han sufrido y sufren a mi lado el destrato de algunos políticos, por los que uno ha dado todo y no fueron capaces de despedirse cuando cumplieron sus objetivos personales de estar “más arriba en la política”.
De la nueva gestión, nunca esperé nada. Solo les deseo claridad para que puedan gobernar de la mejor forma posible.
Esto sigue, porque si hay algo que tengo en claro, es que con la política realmente se le puede cambiar la vida a la gente. El problema es que aún muchos la utilizan para nutrirse de ella. Seguramente me toque aportar mi grano de arena desde otro lugar, con gente con la cual comparto ideales. Dar batalla con mis elementos de trabajo, papel y lapicera, siempre en servicio de la honestidad, defendiendo los valores que me inculcaron mis viejos. Valores que en el mundo de la política muchas veces se transformaron en mi cruz. Pero a pesar de eso, mi norte sigue intacto, porque la honestidad no se negocia.