Convocatoria de Libres del Sur

Ceballos busca romper la grieta en la Provincia y muestra su poder territorial con más de 100 distritos

El presente año, a medida que avance el calendario, estará signado por el proceso electoral. Para poder hacer una proyección del mismo se hace necesario trazar un breve cuadro del proceso iniciado con el triunfo del Frente de Todos, que generó importantes expectativas ciudadanas, hasta la actual situación tanto en el orden nacional como en nuestra Provincia.
En lo sanitario el gobierno de Alberto Fernández actuó bien buscando ganar tiempo para estructurar y equipar al sistema de salud muy deteriorado, de forma que diera una respuesta aceptable. Algo acertado dado que, más allá de la falta de testeos y otros errores, es meritorio que no hayamos tenido un colapso que hubiese incrementado las pérdidas de vidas.
Este reconocimiento no nos hace pasar por alto las deficiencias históricas de nuestra infraestructura de salud, que no son achacables solamente a la gestión de Macri, que obviamente las agravó, sino que las responsabilidades vienen de más lejos. En el caso de la Provincia de Buenos Aires esto es más evidente aún, puesto que el Justicialismo administró la misma desde el año 1987 hasta la fecha salvo el interregno de los cuatro años de Vidal.
Hemos atravesado el pico de la primera ola de contagios, pero el descenso de los mismos no ha sido todo lo necesario y suficiente; estamos ya arriba de los 2 millones. Los contagios luego del rebote de fin de año se han estabilizado en los 6000 casos diarios, de los cuales la Provincia de Buenos Aires representa casi el 50%. Lamentablemente, además, hemos superado los 50.000 fallecidos, la mitad aproximadamente corresponden a nuestra Provincia y el porcentaje de ocupación de camas en terapia intensiva orilla el 60% en el conurbano pese a que los tiempos internación son más breves que al inicio de la pandemia.
Por otro lado, pasado ya un año del inicio de la pandemia, el cuadro social se ha agravado de manera notable y dolorosa. Lo que se explica por el colapso económico sufrido, engarzando los años finales del macrismo y su estrepitoso fracaso, con las consecuencias que el Covid 19 irradió en las economías de todo el mundo y en la nuestra también. En este contexto de enormes dificultades, las medidas adoptadas por el gobierno no fueron las mejores.
En concreto, fueron demasiados sensibles a las presiones de los grandes grupos económicos locales que, además de su conocida voracidad por acaparar la mayor parte de la torta, aún en los marcos de la pandemia, tienen por costumbre no ser muy agradecidos con los gobiernos que le son dóciles.
Así vimos como presionaron muy fuerte para que el gobierno acuerde sí o sí y en cualquier condición con los acreedores externos, pues allí estaba en juego el valor de muchas de sus empresas que cotizan en Wall Street. El pago de estos empresarios ante el favor que le hizo el gobierno, con un acuerdo que pateó la deuda para adelante en lugar de resolverla, fue aumentar los precios para engullirse las tibias mejoras de los ingresos de los sectores populares. Sin dejar por ello de patalear contra la contribución por única vez a las grandes fortunas, cuando en realidad hacía falta establecerlo como un impuesto de carácter permanente.
La “buena relación” con el Fondo Monetario tampoco nos salió gratis, los jubilados pueden dar prueba de ello con el ajuste que sufrieron el año pasado y el que seguramente padecerán en el presente; con una fórmula de actualización que está hecha para que sigan perdiendo poder adquisitivo.
El año 2020 cerró con un saldo positivo importante de la balanza comercial, debido a la valorización de las commodities que exportamos y la caída de las importaciones por la brutal recesión vivida. Sin embargo, las reservas del Banco Central no crecieron prácticamente. En este contexto, el gobierno nacional desperdició la oportunidad de expropiar Vicentín, la comercializadora de granos que estafó a la banca pública y privada y a miles de chacareros.
La misma conducta vacilante se observó con los exportadores que fijan precios en dólares para los productos que venden en el mercado local con costos en pesos, generando un aumento sostenido de los principales alimentos que consumimos los argentinos.
En el terreno social, con el IFE se pagaron 3 cuotas de $10.000 en el 2020, lo que prorrateado da una suma miserable. Pero, además, se suspendió el cuarto pago en el momento que las cifras de la pobreza evidenciaban la gravedad que se vivía, y se vive. La consigna fue clara: ajustar para achicar el déficit tal como lo pide el FMI.
La asistencia del Ministerio de Desarrollo Social existió, pero fue insuficiente. Agravado esto por un reparto de sus Secretarías -que manejan diversos grupos oficialistas- de manera clientelar. Como también por una visión estrecha de la gestión, que apunta a favorecer a las “orgas propias” en desmedro del resto de los sectores populares. Eso sí, dichas organizaciones ofrendaron como moneda de cambio su silencio frente al ajuste.
Otro tema importante para los argentinos y bonaerenses como la seguridad, mostró la peligrosa cara que expresa Sergio Berni. Discurso derechoso muy parecido al de Patricia Bullrich, defensa y fortalecimiento de la Bonaerense frente a los casos de gatillo fácil o el de Facundo Castro Astudillo. Represión en Guernica para quienes solo pedían un pedazo de tierra para vivir, como también para los familiares y amigos de Ursula, asesinada por un efectivo de la fuerza que aquel conduce y apaña.
Hasta ahora el ministro de seguridad de la provincia sólo ha recibido felicitaciones del Gobernador Kiccillof y el silencio cómplice del gobierno nacional.
En este contexto, transcurrido ya más de un año de la llegada al gobierno del Frente de Todos en el orden nacional y provincial, se hace indispensable entonces y acorde a la realidad que vivimos, construir una propuesta electoral que exprese a quienes no nos sentimos representados por ellos.
Ni por ninguna otra de las propuestas que son responsables de la decadencia que vive el país y particularmente la Provincia de Buenos Aires. Ya sea la de Juntos por el Cambio, alianza que gobernó para los ricos con Macri y Vidal dejando el desastre y la destrucción conocidos, o la de los supuestos “libertarios” vendedores de espejitos de colores de la peor derecha.
El escándalo desatado por la vacunación VIP no es un problema del Ministerio de Salud de la Nación solamente, sino que es un ejemplo que pinta de cuerpo entero a una dirigencia política cuyo principal objetivo es perpetuarse en sus cargos para obtener privilegios y beneficios de distinta índole y magnitud. Una cantidad de ellos/as no puede explicar cómo crecieron sus patrimonios, en el marco de una economía argentina que hace décadas se encuentra estancada. Una parte de dicha dirigencia, además, es directamente orgánica de los grupos de poder y promueve sus proyectos, que no son exactamente, como vemos hace décadas, en beneficio del país y su gente.
Por último, otro segmento de esta dirigencia política -que es mayoritario- está impregnado de un posibilismo que, en nombre del “realismo y las correlaciones de fuerzas”, lo lleva sistemáticamente a hacer concesiones a los beneficiarios de estos modelos antinacionales. Los mismos que nos ha llevado a este indigno presente donde casi la mitad de nuestros compatriotas y el 64% de nuestra juventud viven en la pobreza.
Es este juego político con sus pactos y acuerdos a espaldas del pueblo, el que ha llevado a nuestra Provincia de Buenos Aires a no percibir una coparticipación equitativa acorde a lo que producimos y aportamos. A pesar de que es en nuestro suelo donde se asienta el núcleo de la pampa húmeda fuente de las principales exportaciones argentinas; con el mayor polo industrial y turístico del país conviviendo con enormes bolsones de pobreza e indigencia y sus consecuencias en otros terrenos de la vida social.
Es por todo ello que, desde el Movimiento Libres del Sur, hacemos entonces una convocatoria a otras fuerzas, grupos y dirigentes políticos y sociales bonaerenses a construir un camino propio. Genuinamente popular, progresista, democrático y de justicia social para los bonaerenses, que se exprese en las elecciones venideras.
Dejemos ya de elegir por el mal menor, necesitamos una propuesta propia y distinta que entusiasme y movilice a nuestros vecinos. Porque para afrontar los enormes desafíos que hay por delante es indispensable la participación popular y ciudadana.
Hay que recobrar la esperanza de hacer grande a la Patria, feliz a nuestro Pueblo y dejarles un futuro digno a las generaciones venideras.
Habrá dificultades, palos en la rueda y ataques de quienes desde distintos estamentos son beneficiarios de un modelo que solo ha sembrado desigualdades e injusticias. Vamos, no nos achiquemos, no hay tiempo que perder. Tengámonos confianza y hagamos nuestras las palabras y el ejemplo del General San Martín: “Para los hombres y mujeres de coraje se han hecho las grandes empresas”.

JORGE CEBALLOS Secretario General

Silvia Saravia Coord. Nacional Barrios de Pie

Sección Primera:
San Miguel- Carmen Sayavedra
Pilar- Ana Barreto
Malvinas Argentinas- Gabriela Aranda
José C. Paz- Fernando Paredes
General Rodríguez- Natalia Herrera
Moreno- Analía Kelly
Morón- David Soto
Ituzaingó- Elizabeth Juárez
Merlo- Diego Nobile
Marcos Paz- Laura Huanca
Hurlingham- Mónica López
Campana- Noemi Olivera
Tigre- Oscar Hurtado
San Isidro- Liliana Aguirre
San Fernando- Claudio Servetto
San Martín- Sergio Zamboni
Tres de Febrero- Miriam Maldonado
Escobar- Lorena Ruiz
Luján- Juan Cruz
Navarro- Leandro Héctor Berardinetti

Sección Segunda:
Pergamino- Enrique Schierloh
Colón- Rodolfo Churin
Rojas- René Peñalva
Saltos- Soledad Palacios
Arrecifes- Oscar Lorenzo
Capitán Sarmiento- Soledad Correa
San Antonio de Areco- Leo Kacsan
Carmen de Areco- Nicolás Bertazo
San Andrés de Giles- Jesús Chamorro
Exaltación de la Cruz- Claudio Mendoza
Zarate- Zulma De Angelis
Baradero- Raúl Garín
San Pedro- Enrique Ferroni
Ramallo- Yanina Isaurralde
San Nicolás- Roque Frangollini

Sección Tercera:
La Matanza- Marcela Sánchez
Avellaneda- Graciela Noblecilla
Lanús- Jimena Sánchez
Quilmes- Joel Diaz
Cañuelas- Mónica Mariela Pucci
Berazategui- Gabriel López Navarrete
Ensenada- Susana Ruiz
Florencio Varela- Mirta Rojas
Lomas de Zamora- Gabriela Elizabeth Torres
Esteban Echeverría- Johana Gómez
Almirante Brown- Eduardo Aguirre
San Vicente- Tamara Elizabeth Jaques
Ezeiza- Juan Carlos Barrionuevo
Presidente Perón- Vanesa Santana
Punta Indio-Sonia Raquel Ramos
Brandsen- Leandro Melo
Magdalena- Vicente Pérez
Berisso- Claudia Arias
Lobos- Federico Omar Parodi

Sección Cuarta:
Trenque Launquen- Aldana Zarria
Henderson- Damián Ojeda
Pehuajó- Julieta Aires
Carlos Tejedor- Orlando Machín
Carlos Casares- Eliana Viera
Alberti- Rosa Alvez
Bragado- Facundo Martínez
Chivilcoy- Gustavo Bustos
Los Toldos- Laura Ceballos
Lincoln- Lorena Azcune
Junín- Ángel Villalba
Chacabuco- Fabián Sánchez
Nueve de Julio- Laura Méndez

Sección Quinta:
General Pueyrredón- Rodrigo Blanco
Tandil- Solange Pendas
Necochea- Silvana Calio
Balcarce- Natalia Arce
General Alvarado- Marcelo Lázaro
General Alvarado- Matilde Carmona
Ayacucho- Soledad Liliana Gutiérrez
Pinamar- Santiago Brallar
Villa Gesell- Sandra Broggi
General Madariaga- Roberto Federico Manrique
Chascomús- María Beatriz De León
Mar Chiquita- María Belén Álvarez
General Paz- Miguel Ángel Viceconte
Lobería- Alberto Ullúa
General Belgrano- Claudia Viviana Ávila
Pila- Julio Cesar Burs
Maipú- Mariano Luro
Castelli- Joaquín Humberto Betanzo
Dolores- Osmar Caballero
Tordillo- Leonardo Rollo

Sección Sexta:
Bahía Blanca- Ricardo Rebolledo
Benito Juárez- Juan Manuel Pérez
Patagones- Daniel Cifuentes
Villarino- Alejandro Martínez
Coronel Dorrego- Claudio Molina
Coronel Pringles- Ruben Luna
Monte Hermoso- Mariano García
Coronel Rosales- Claudio Orioli
Adolfo Alsina- Nelson Álvarez Conradt
Saavedra- Alicia Armani
Puan- María Julia Viana
González Chaves- Elena Maldonado
Tres Arroyos- Cesar Federico

Sección Séptima:
Veinticinco de Mayo- Ezequiel Ávila
Roque Pérez- Raúl Rivero
Saladillo- Fabiana Peralta
Olavarría- Renzo Taranza
Bolívar- María Noelia Maquieyra

Sección Octava:
La Plata- Maia Luna