Llegaron el domingo a la basílica

Peregrinantes rojenses y obligadenses volvieron de Luján

Culminó la peregrinación diocesana a Luján este domingo con una multitudinaria misa oficiada en la basílica y la presencia de rojenses y obligadenses que caminaron desde el pasado lunes.
El viernes partió la imagen de la Virgen de Luján confeccionada en Rojas para alcanzar a los caminantes y llegar en grupo a destino, luego de encontrarse en San Andrés de Giles, escoltando a Sergio Brizuela, uno de sus constructores, quien fue en bicicleta junto a su hijo Cristian.
La experiencia fue altamente positiva, según consignaron peregrinas y peregrinos una vez arribados a Luján. “Fue emocionante, se nos caían las lágrimas, haber llegado a la casa de Nuestra Madre”, fueron algunas de las palabras que se escuchaban momentos previos a alcanzar el templo.
Como todos los años, el mes de octubre está establecida la peregrinación a Luján por parte de la Dioócesis de San Nicolás de los Arroyos, a la que pertenece Rojas, entre otras ciudades y pueblos.