Altas temperaturas y baja presión en la red

Navidad sin agua en algunos barrios

Si no hay agua, no hay vida. Desde hace una semana el barrio Libertador carece de una buena presión en la red de agua potable y las familias que allí viven lo han hecho saber a través de las redes sociales y algunos medios de prensa con manifestaciones, marchas y decenas de reclamos. En esta oportunidad dos personas convocaron a ASI TV para contar la difícil situación que están atravesando.

En otros puntos de la ciudad la triste realidad se repite: familias del barrio Unión, Progreso, San Martín y La Loma han contado que la presión de agua es casi nula y que se complica vivir de esa manera.

Francisco Rodríguez y Pablo Medina se expresaron para relatar cómo es estar 7 días sin agua. “Esto no se vivió nunca, aunque hubo otros momentos en que faltó el agua, siempre fueron dos o tres días con poca presión, ahora son siete días sin nada de agua; hay mucha gente grande, son casa de dos pisos y hay que subir el agua en baldes, la poca agua que se puede conseguir”.

“Hace dos semanas estuvimos cuatro días sin agua, convocamos a una marcha, se hizo presente el concejal Guillermo Lionetti; luego convocó él a una reunión con Daniel Boyeras y los vecinos, se habló de presupuestos, de obras, de tiempo y de un montón de promesas que hasta hoy no hemos visto; yo sé que todo lleva un tiempo, un trámite pero cuando hay una emergencia como esta… no tenemos agua para bañarnos, para lavar los platos, para higienizarnos”, describieron los vecinos.

Contaron qué hacen algunas personas para tratar de sortear esos escollos. “Algunos nos vamos a bañar a la casa de un amigo o conocido, pero no todos pueden hacerlo, hay gente en silla de ruedas, que usa pañales y no puede vivir así”.

“Tampoco tenemos que venir de trabajar y no poder sentarnos a tomar un vaso de agua, a lavarnos la cara, ducharnos, que es lo que normalmente uno hace” y agregaron “no tenemos agua, recibimos una donación de 80 bidones de agua y ahora otra de 100 bidones, pero se termina”.

“En Rojas no hay un control del uso del agua, hay piletas por todas partes conectadas a la red, no se hace un control para saber si todas las piletas tienen su propia bomba; a barrio Libertador el agua no llega, no nos queda otra que acarrear baldes hasta que venga el agua”.

Dejaron en claro que en los primeros reclamos y hasta la convocatoria de la marcha “no se acercó ni un político, de ningún partido; con la marcha se acercaron funcionarios porque la gente estaba enfurecida” y finalizaron diciendo “esperamos una respuesta muy pronto o vamos a tomar otra medida; agradecemos a la gente de Rojas que nos apoya, que están compartiendo la información o preguntando por si hay que trasladar a algún vecino, en estos casos tenemos que estar unidos porque es algo básico, fundamental, el agua en las casas”.