Maracanazo

En 1950, Brasil organizó la IV Copa Mundial de Fútbol, evento que representó la reanudación del torneo deportivo tras la suspensión por la Segunda Guerra Mundial. Con un equipo destacado y las ventajas anímicas propias de jugar como local, Brasil soñaba con obtener su primer título mundial. El 16 de Julio Uruguay derrotó a Brasil 2-1 y le arrebató la Copa del Mundo en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro ante 200 mil personas.

Aunque, por entonces, el campeonato se definía con una ronda de partidos entre cuatro equipos finalistas, dados los resultados de los partidos previos, el partido entre Brasil y Uruguay resultó ser una final de hecho.

A Brasil le alcanzaba con un empate para consagrarse campeón, no obstante lo cual se lanzó al ataque con decisión para coronar un triunfo. Así llegó el primer gol brasilero, mediante la conversión del delantero Albino Friaca, que marcó a pocos minutos de comenzado el encuentro.

Pocas veces antes se celebró tanto de antemano. Todo Brasil esperaba la hora de festejar el primer título de campeón mundial, el discurso estaba preparado, al igual que las medallas de oro, pero “los partidos hay que jugarlos” y Uruguay lo hizo con un equipo que creyó en si mismo y lucho sólo contra todos. Los periódicos de aquél 15 de julio titularon “La Copa es nuestra”, “Gana Brasil” y “Brasil campeón”, no había margen para la vacilación, el seleccionado brasileño para su gente era imbatible y todo estaba preparado para una alocada celebración.

Sin embargo, Uruguay reaccionó enérgicamente y conquistó dos goles que terminaron por enmudecer al estadio, una vez que el pitido final del partido sonó. Así, la selección uruguaya de fútbol se consagró Campeona del Mundo y sepultó en el olvido los millones de dólares destinados a festejar un triunfo brasilero.

Rebelión en La Paz

El 16 de julio de 1809 se produce un nuevo levantamiento contra la corona española en territorio del Alto Perú (actual Bolivia) siguiendo el camino de Chuquisaca en Mayo del mismo año y el cerco a La Paz encabezado por Tupac Katari en 1781.

Los Criollos paceños, apoyados por el Batallón de Milicias, tomaron el Cuartel de Veteranos, arrestaron a los oficiales, convocaron al pueblo a la plaza por medio de campanas y pidieron un cabildo abierto. Se consiguió que renuncien a su cargo el obispo de la ciudad de La Paz, Remigio de la Santa y Ortega, y el gobernador intendente interino, Tadeo Dávila. Se nombró a Pedro Domingo Murillo como comandante militar de la provincia, con el grado de Coronel.

Se constituyó una Junta de gobierno, conformada por doce miembros y denominada “Junta Tuitiva de los derechos del Rey y del Pueblo”. El 22 de julio se aprobó el “Plan de Gobierno” de diez artículos que se convirtió en el primer estatuto constitucional de América Latina, en donde se rechazaba por primera vez el poder de la corona española sobre tierras americanas.

Desde Potosí no se hizo esperar la reacción realista y se consiguió apoyo de los Virreinatos de Lima y Buenos Aires. La ciudad de La Paz se organizó para la defensa, mientras intentaba propagar la insurrección en otras ciudades. Luego de varios enfrentamientos y varias contrarrevoluciones, Goyeneche al mando de las tropas realistas consiguió el apresamiento de los cabecillas, entre ellos el principal de sus caudillos, Pedro Domingo Murillo, siendo ejecutadas 9 personas el  29 de enero de 1810

Muere Enrique PichónRiviere

Uno de los introductores del psicoanálisis en Argentina y miembro fundador de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), de la cual se distancia para fundar en 1953 la Primera Escuela de Psicología Social. Ésta implica un cambio de paradigma: el individuo no puede ya interpretarse exclusivamente a partir de sí mismo (intrasubjetividad), sino que desarrolla su estructura psíquica vinculada a su entorno, su salud y su enfermedad mental están vinculadas a los conflictos que tiene en, y con, la sociedad, la familia y los grupos sociales en donde siempre interactúa con otros(intersubjetividad). Su teoría plantea una unidad indisoluble entre individuo y sociedad que es imposible abordar de forma separada. La comprensión de esta unidad dialéctica, mutuamente modificante, se logra desarrollando la aptitud de aprender a pensar, para poder así modificar la realidad.