Día del Peluquero

La fecha se destaca hace más de 700 años a nivel mundial, remontándose al siglo XIII. En esa época el servicio de peluquería era solo para la nobleza, la clase alta de la sociedad europea utilizaba pelucas y, el peluquero, que pertenecía a la clase plebeya, se ocupaba de perfeccionar esas pelucas y no el pelo natural. En ese contexto, en Francia, el Rey Luis IX decidió jerarquizar a su peluquero nombrándolo “hombre libre” y dándole un título similar al de los caballeros y médicos. La fecha del 25 de agosto, se designa porque fue el día en que la Iglesia Católica santificó a Luis IX.
En Argentina Domingo Guillén (peluquero y director de teatro), organizó en 1877 un evento en el Teatro porteño Coliseo, al que asistieron 400 personas y dónde se creó la Sociedad de Barberos y Peluqueros. Más tarde, en 1940, el Congreso decretó oficialmente el 25 de agosto como Día del Peluquero.

Nace Hugo Giménez Agüero, cantautor argentino, en 1944 en Balcarce, provincia de Buenos Aires. Entre 1962 y 1964 formó parte de un trío llamado “Los Reseros”, de música folklórica. En 1964 fue convocado para cumplir con el servicio militar, y fue destinado a la patagónica ciudad de Río Gallegos. Ese suceso marcaría su vida, ya que la Patagonia lo hizo sentir un renacer. Durante este tiempo compuso diferentes canciones, y con la ayuda de estudiosos y baqueanos conoce la lengua y la cultura tehuelche. En 1975 se traslada a Buenos Aires, donde realiza diferentes actuaciones en peñas y festivales. Se presenta por primera vez en el Festival de Cosquín en 1982, donde recibió el premio como Consagración y participó del mismo sin interrupciones hasta 2006. En 1979 edita su primer disco Desde la Patagonia Austral. Murió el 27 de septiembre de 2011, en un accidente automovilístico ocurrido en la ruta nacional 3, en las cercanías de Bahía Blanca. Sus restos fueron trasladados a Río Gallegos para su velatorio.

Mueren

David Hume, en 1776. Este filósofo, economista e historiador escocés se convirtió en la figura más importante de la corriente del empirismo, que coloca al ser humano en el centro, desplazando a Dios de la ecuación.

Friedrich Nietzsche, considerado por muchos como uno de los filósofos contemporáneos más influyentes de nuestro siglo, en 1900.