Desaparición de Facundo Astudillo Castro

Trasladan el cuerpo encontrado al laboratorio del EAAF

Al anochecer de este sábado, el abogado de la familia de Facundo Astudillo Castro, Luciano Peretto, recibió una llamada de la Fiscalía Federal 1 de Bahía Blanca, para trasmitirle que habían recibido una comunicación  de dos pescadores que aseguraban haber visto un cuerpo flotando, y también una mochila, en un canal ubicado en la región conocida como Cabeza de Buey, entre Villarino y Bahía Blanca.
El primer informe de los peritos de la Policía Federal que trabajaron en el lugar indicó que se trata de un cuerpo esqueletizado, lo cual fue confirmado por los abogados que llegaron al lugar junto con la madre de Facundo, Cristina Castro. También se hicieron presentes el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez y autoridades de la Policía Federal. Así como aquel 18 de junio Cristina Castro sintió que a su hijo le había pasado “algo malo”, y “esa gente tenía algo que ver” –cuando acudió a rastrillar con su perito adiestrador de canes y sus abogados la zona donde su hijo Facundo Astudillo Castro había sido visto y los policías de Mayor Buratovich le cruzaron los patrulleros y la echaron–, el domingo a la tarde, cuando se acercó a ese esqueleto semienterrado, su corazón le confirmó aquel presentimiento. Dijo a los medios: “Son muchas las posibilidades de que sea Facundo, se encontró un cuerpo, le faltan los brazos, que no descartamos pueda ser Facundo. Nunca hubo una mochila, lo único que hemos reconocido es una zapatilla, intacta sin desgaste, ni tierra tiene encima, es la de la foto”. Se refirió a la imagen de Facundo al lado del policía Gabriel Sosa, con los brazos por delante de su cuerpo, tomada por la policía Jana Curuhinca a las 10 del 30 de abril sobre la ruta 3.
El lugar, técnicamente una ría, es una zona de pantano, arena, vegetación y cambios en las mareas. Por la noche del domingo se informó que “a las 15 horas de hoy, el EAAF (Equipo Argentina de Antropología Forense) y el Gabinete Científico Bahía Blanca de la PFA dieron por concluida esta etapa de levantamiento de materiales necesarios para establecer la identidad (tarea que llevará unos días) y las causas de la muerte del cuerpo encontrado”. Asimismo, dijeron que “entre los elementos recolectados en cercanía de los restos óseos, se recogieron materiales relevantes para la causa” en referencia a la zapatilla que la madre reconoció como perteneciente a Facundo. Además, se tomó una nueva muestra de ADN a la madre del joven desaparecido y se informó que el EAAF solicitó participar de los peritajes. Posteriormente, los restos óseos hallados en el lugar fueron trasladados hacia la Ciudad de Buenos Aires, donde se realizará la autopsia y se realizará un estudio de ADN.
Facundo Astudillo Castro fue visto por última vez el 30 de abril, cuando salió de la localidad de Pedro Luro, con dirección a Bahía Blanca, en plena cuarentena. Los oficiales Jana Jennifer Curuhinca y Mario Gabriel Sosa fueron quienes detuvieron al joven de 22 años en la ruta 3 ese día a las 10 de la mañana. Tanto ellos como los policías del siguiente pueblo, Teniente Origone, dijeron que lo dejaron seguir, que le hicieron la infracción por circular sin permiso en violación de la cuarentena, pero en los pocos mensajes rescatados en la investigación –el resto fue borrado por ellos mismos–, queda en evidencia lo contrario.
“No vamos a encubrir a nadie y vamos a colaborar con la investigación”, aseguró el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, del Frente de Todos. El mandatario afirmó que “colabora con la investigación, que está en manos de la Justicia Federal”, y contó que tuvo comunicaciones con la mamá de Facundo Astudillo Castro, pero siempre “poniéndose a disposición para que se encuentre la verdad”.